miércoles, 23 de noviembre de 2011

CaniCross de Zaragoza


Nuestra compañera Inma nos envía una minicrónica sobre su participación en el Canicross de Zaragoza. Enhorabuena por tu nuevo éxito, también a Lola.

El pasado domingo 6 de noviembre se celebró la segunda prueba puntuable para la Liga Nacional de Canicross en Zaragoza.


Como la pasada carrera de Arnedo fue muy buena experiencia y Zaragoza no está muy lejos decidí repetir.

Hacía un día de perros, un viento que no te dejaba avanzar, pero bueno, entre que sólo eran 6 Km. y que la Lola siempre hecha una mano pues acabamos en la misma posición que en Arnedo, segundas en la categoría.

La experiencia repetible y recomendable. Además tuve la oportunidad de conocer a muy buena gente, que habitualmente participa en estas competiciones, con lo que creo que ya me han liado para ir a la siguiente.

Por cierto, para los que le dan más a la bici, me he enterado que existe el bikejoring, carrera en BTT con el perro, por si os animáis.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Crónica II Duatlón Cross Valdegastea

A continuación podéis disfrutar de la crónica que nos envía nuestro compañero Félix San Mateo, quien además de ser un magnífico atleta, como podréis comprobar, es un magnífico cronista.

Son las 10:45 AM del día 13 de Noviembre de 2011. Estoy rodeado de duatletas calentando o estirando. Están nerviosos. En su rostro puedo ver reflejado el miedo, la incertidumbre. También veo pequeños esbozos de sonrisas y bromas. Interpreto que son simples poses y disimulos ante la inminencia de un castigo fatal. La media de pulsaciones del conjunto de los participantes va subiendo. Me doy cuenta que falta poco para que comience la carrera. A pesar de haber estado haciendo los preparativos previos a la carrera, no estaba concentrado en la misma, sino en labores organizativas y logísticas. 


 Llamo a Sandro, un buen amigo, que se había comprometido a venir a ayudar. Tenía varias llamadas perdidas de él. Me dice que se quedado dormido. En su tono de voz noto la pesadumbre de perderse el evento. Le animo para que venga a ver la prueba pero me dice que no le va a dar tiempo. No quiere ya andar con agobios. A pesar de este percance y de no conocerlo mucho, recapacito un poco y sigo confiando en él. Es una buena persona y ha fallado por cansancio acumulado. Tiene la suerte de trabajar mucho. Aunque me comprometía a llevar a dos voluntarios, de los cinco que podían venir a controlar la carrera se me han caído los cinco a última hora. Pleno al cinco. Intento convencerme de que no he tenido la culpa. Hablo con el Director de Carrera y se lo explico. Iván puede con todo y se hace cargo. Lo siento.

Faltan 10 minutos para las 11:00 AM. Empiezo a calentar despacio, en lugares llanos. Empiezo a hacer las cosas mal: un calentamiento escaso en un 5.000 inicial tan duro, es antinatural. Por tanto la táctica de carrera va a ser empezar más lento aún.
Me junto con Pedro Garrido, una de las nuevas incorporaciones al Triatlón riojano. Es nuevo, aunque ya le vi en El Rasillo. Mientras trotamos cómodamente, hablo con él del circuito avisándole un poco de donde se podía correr más y donde había que tener cuidado con el ritmo de carrera. Gente por todos lados, por las cuestas, por los pinos, por la explanada de la salida y transición. Más de un centenar de duatletas listos para tomar la salida. 


Nos colocamos Pedro y yo en línea de salida en la parte más exterior. Escuchamos las indicaciones del Director de Carrera, Iván. La gente está inquieta. Hace los últimos movimientos para buscar la soltura de piernas y brazos. Rápidamente el juez da la salida.
 
Una veintena de duatletas están por delante mío. Se baja la primera cuesta bastante fuerte. Yo dejo que se estiren de forma natural los primeros, segundos, grupos perseguidores, aspirantes a títulos diversos, presidentes de comunidades de vecinos y en general atletas con un nivel de adrenalina inicial bastante elevada. La experiencia en otras pruebas me dice: “corre como si estuvieras entrenando”. 
Veo que los primeros se meten por fuera del circuito y nos confunden a la mitad del pelotón.  Hacemos unos metros más. No pasa nada. Enseguida pasaremos por mitad de la recta más larga en donde hacía unos 30 minutos, yo mismo, había marcado con un cartelito los primeros 500 metros de carrera. Tiempo de paso: 1:45” (por lo tanto he ido a 3:30 el kilómetro). Teniendo en cuenta que era todo bajada y llano me doy por válido el ritmo, pero en lo que queda hasta la primera subida me dedico a reservar un poco. 

Tras la sublime subida, está el primer kilómetro. Lo hacemos en 4 aproximadamente. Bien!
Veo a poca distancia a Rubén Centeno y a Currocaminos, que son grandes corredores. Creo que voy bien, pero cabe la posibilidad de que ellos estén guardando fuerzas para la segunda vuelta. Eric, que no corrió pero estuvo animando toda la carrera, va cantando la distancia que nos llevan los primeros. No me pareció mucha.

Llega la parte difícil. Bajada corta y fuerte hasta el fondo de un pinarcillo y subida embarrancada y con mucha pendiente, pero se podía subir a gran ritmo con estilo montañero utilizando una técnica parecida a la de subir escaleras. Superada sin problemas. Ahora llega una serie de bajadas y subidas concatenadas en las que es importante aprovechar la inercia y no reventar.

Sin muchas dificultades voy completando la primera vuelta que se queda en un parcial de algo menos de 10 minutos. Mis cálculos cuadraban. Tras 10-12 minutos de carrera, la idea es estar bien colocado, ni muy alante ni muy retrasado. Creo que estoy en mi sitio. La segunda vuelta se me hace más rápida, aunque tengo la sensación de correr en frío todo el rato. Al pasar por meta en la segunda y última vuelta marco un 19:35. Llego a la transición.

En la T1, cambio de carrera a bici, sin problemas. Casco, zapatillas bici,  bici, salida por la transición corriendo, montarse y empezar. Hasta ahí bien. Pero me confundí al dejar el desarrollo y puse uno muy comprometido en el plato medio. No me permite enganchar los pedales automáticos y al no enganchar tampoco puedo cambiar. La pescadilla que se muerde la cola. Subo el repecho inicial con dificultades y consigo cambiar y más tarde enganchar de una santa vez. Pierdo bastantes segundos.

En cuanto consigo enganchar me enchufo a una cadencia de pedalada buena. Calculo que 80-90 por minuto. Enseguida el cuenta marca 30-31 Km./hora. Curveo a toda velocidad arriesgando todo. Adelanto a mis compañeros Centeno y Curro a la salida antes del camino de Fuenmayor, al mismo tiempo observo a Jorge López que había corrido como un Jabato y estaba con problemas mecánicos. Comenta que ha pinchado.

Empieza una subida con viento en culo. Me recuerda al puerto de Aras, que cuando el viento lo tienes de culo vas como una moto y cuando te da de cara vas como un gusano. En esta ocasión podemos ir como una moto. Se une David Ruesga, quien me avisa de que los lobos Perico y Pata, están a la caza. Siempre me cogen y luego me ganan. Creo que hace los primeros kilómetros demasiado fuertes. Así completamos la primera subida que se va haciendo progresivamente más inclinada, con un paréntesis en llano de 35-45 Km. hora dando vistas al Ebro, y finalizando con pendientes del 12-13-14 al pasar por los repetidores de El Cortijo. Allí echo en falta a David Ruesga. Lo he dejado sin darme cuenta. Pero está por detrás otra vez. Bien David bien. 
 
Sé que en cuanto los lobos nos cacen nos van a desarmar. Hay que aguantar lo máximo y que nos cojan bajando. En la primera bajada tiramos como locos hasta la trialera. Nos sale sin problemas. A la salida de la misma me voy otra vez de David. Diviso a otro ciclista (Dani, el Najerino). Luego me enteraré que estaba fuera de competición y que ha corrido de forma testimonial sin dorsal ni nada.  En la subida de las bodegas le alcanzo..me deja paso y me anima. Bajo como un obús por la zona descarnada pasando por encima de todo.

Empieza otra vez la subidita a los repetidores. Oigo dos bicis. Y un par de sombras negras se me acercan. Me observan y tras breves segundos deciden pasarme.  Son los lobos. Hostias estoy muerto. Me han cazado. Echo cuentas de podium en Veteranos: A ver 1º Elías Trincado que estará ya fumándose un puro mientras completa el último sector a pie (está fortísimo) , 2º Patanegra (Dani Caro) siempre y cuando no se nos haya metido alguien en medio y 3º Perico (al cual consideraba veterano también por error). Resultado que me quedo sin podium. Voy a intentar seguirles a ver. Si están fuertes cogeremos al primer veterano  y si flojean los aguanto y los puedo tumbar en el último asalto. Así que tengo que aguantar sí o sí. Seguimos subiendo y se van dando relevos Perico y Dani. Se ve que se conocen bien y se cuidan mutuamente. La verdad es que me hubiera gustado tener una cámara y grabarles. Qué espectáculo. Dani con su cadencia de profesional y Perico con su fuerza descomunal. Yo aguantando envites y tapándome como podía. Soy consciente de que me pueden dejar en cualquier instante. En una curva, en un bache, en un cambio de desnivel. La guardia alta en todo momento.

Empieza a empinarse la subida asfaltada. Perico aprieta dientes y pega un cambio de ritmo. Pero yo había guardado un comodín, menos mal. Se van unos metros pero consigo coger rueda a Dani (Pata). Buff. Empieza la bajada con curvas de grava. Ojo que aquí también se me pueden escapar si fallo o me paso de frenada. Zas, zas, zas. Todo perfecto. Otra vez que he librado. Ahora el camino de Fuenmayor. Ahí hay otro repecho. Esta vez es Dani quien se adelanta. Cada vez estoy más erosionado. Cojo rueda otra vez en cuanto se acaba el repecho. Bajada asfaltada previa a la subida de la trialera. Tiramos a toda leche. En un momento dado creo que es bueno que me vean dar un relevo. Me adelanto antes de la curva a la izquierda previa al repecho pre-trialera. Creo que no ha colado porque me lanzan otro ataque por el interior de la curva comiéndose un par de baches…pero les basta para sacar cuatro metros. Voy a intentar mantenerlos. A la entrada de la bajada trialera son ya 8-10 metros. Les sigo por la trialera intentando recortarles. Cojo rueda a Perico haciendo varios trucos y dando pedales en zonas donde había que limitarse a mantener equilibrio, o sea arriesgando.

Me doy cuenta que en la última bajada de la trialera  antes de la curva a la izquierda Perico no da pedales. Bien!!! Doy  3-4 ciclos completos y apuro en la curva. Al salir al camino de Fuenmayor, Dani está adelantado y a Perico “se le cae la cadena” forzando para cogerlo. Me cuesta entrar a rueda pero lo consigo. Nos acercamos al barrio. Veo a otros competidores y los cogemos. Llegamos hasta Víctor Fernández y otros dos (Julio del Cierzo y otro del vibike. Pero en el último repechín suelto el pedal. Empiezo a pensar en la transición.


Entra Víctor, Julio del Cierzo, Dani y Perico, luego entro yo y luego el vibike. Echo cuentas y los lobos, que eran mi objetivo, están haciéndose la picha un lío en la transición.

 Aprovecho para salir tras ellos sabedor de mis posibilidades corriendo. Veo a Víctor que corre suelto. Vaya carrerón que se está pegando!( pienso). Luego a Julio y luego va Perico y Dani, luego salgo yo y luego el vibike.

No descarto coger a nadie, ni que me coja nadie, porque a veces en la transición se sale fuerte y  a los 5 minutos no te puedes ni mover o se te contrae algún músculo grande  y no puedes ni andar.  Ver video ilustrativo de dos mujeres acabando un campeonato mundial de ironman. Final imprevisible (podéis hacer apuestas):


 Antes de los 100 primeros metros llego a Dani y me pongo casi al lado. Observo la cadencia y zancada de cada uno. Primero vigilo a Dani, a la postre mi competencia directa, un correr muy trotón pero muy efectivo en larga distancia, con zancada larga pero un poco antinatural, creo que por  sobrecarga y porque  le pesaban las mazas que tiene por encima de la rodilla. Los apoyos regular tirando a mal, pero mejor que los míos. En cambio Perico, con una zancada más corta y más pesada pero con más cadencia le veía relativamente cómodo. Como veis corriendo entre ellos se intercambian los papeles en cuanto a cadencias de zancada y pedalada.

 No me quedaba más remedio que adelantarlos en una zona psicológica y coger metros. Espero a la zona de subida más pronunciada para hacer daño. Veo más blando en la subida  a Pata (Dani Caro), que tengo que decir salía de una lesión de rodilla y sin duda le restaría bastante aunque en ningún momento lo manifestara él, pero ya lo digo yo. A Perico lo único que le puede hacer daño es un cambio fuerte de ritmo que intente seguir y le haga explotar puesto que es más potente muscularmente y ya está a tope de pulso. Yo intento alargar la zancada en el llano y subir la cadencia en las bajadas y subidas pero voy fatal y los gemelos los tengo molidos.


En parte siento un poco de compasión por ellos ya que veo que yendo bastante mal les cojo metros y después de todo compañeros de fatigas. Pero les haría un flaco favor perdonándoles. Un noble guerrero tiene que morir dignamente luchando hasta el final y a manos de su enemigo. Además fastidiaría la interesante partida que estábamos echando. Con este pensamiento me pongo en cabeza de este trío tan peculiar en la subida más dura antes del kilómetro 1. Ahora la partida se reduce a nosotros tres. Somos los únicos duatletas en el mundo en esos momentos. Los demás son inalcanzables por delante y al mismo tiempo nosotros lo somos  para los de detrás.  

 Estoy cada vez  más intranquilo porque ahora era yo el observado y sabía que cualquier gesto de debilidad iba a dar alas a mis adversarios. Qué pedazo de pelea estamos echando! Dios mío! Cualquiera puede ganar y de hecho el llegar antes o después no va a demostrar nada pero ya estamos metidos en harina hasta las trancas. Ahora se trata de ir desguazando por tramos ya que los tengo contra las cuerdas. Y en cada bajada, subida o curva, intento sacar algo. En el llano final me doy cuenta que se están soltando así que doy la vuelta al depósito sin prisa pero sin pausa. Al finalizar el perímetro del depósito me doy cuenta que vienen a unos 30 metros.


El libro dice  “EL PERSEGUIDOR HA DE PERDER CUALQUIER REFERENCIA TUYA INCLUSO LA VISUAL. HAY FINALES TAN FUERTES QUE TE DEJAN KO EN EL ÚLTIMO SEGUNDO”. No estoy tranquilo hasta la última recta a meta.  Ver vídeo ilustrativo del enlace.

Por fin llego a meta y enseguida Dani y Perico. Su cara es de satisfacción lo cual también me hace más feliz a mí. 


Voy a dar un beso a mi madre y a Laura, mi hija mayor, que tiene ya casi 11 años. 

Llega Ruesga. Espero luego a mi hermano que estaba en los entrenamientos muy fuerte. Veo que llega enseguida muy bien clasificado. Enhorabuena en tu reencuentro con los duatlones. Luego Curro, Angulo, Charly, Julián, Centeno, Enrique, Pedro Garrido, Ordas, Monzo y Rejado, Javi Veci, Fernando y Pablo Orio de los compañeros. 

Villarejo que se me ha olvidado mencionar hizo otro carrerón aunque no ha podido alcanzar el podium porque este año está un puntillo por debajo del año pasado. Pero hizo un gran 6º puesto, decisivo para la victoria por equipos del Renedo Metal Rioja triatlón.

En lo que a mí respecta bajé de 1h 19 min 34 seg. 10 puesto en la general. 2º en veteranos. 
Muy contento. Gracias a todos por el día que me hicisteis pasar.

En lo que respecta al equipo: gran participación y buena carrera de todos. Primer puesto por equipos delante de La peña solera y de triatlón Cierzo.

En la categoría sub.-23. primer puesto para Victor Fernández y  8º en la general.

Me alegró mucho ver a Carlos Martínez, ex- presidente del club (quien recibió un pequeño homenaje final)  y también a corredores en plena fase de recuperación como Fernando Sainz y Carlos Ordas. Lo sentí bastante por Jorge López, un gran corredor, que se quedó fuera de la pomada por problemas mecánicos. Y por Eric que no se quiso vestir por no tener el puntillo necesario y provocar una lesión. Lástima!!otra vez será. También estuvo allí Inma Gómez , Juan Carlos Tomás, Rober y Frank Ortega (en plena fase de recuperación de su dolencia).

Gracias a todo el equipo en especial a los organizadores: Mikel, Iván y Dani Carracedo. A los que colaborasteis y corrísteis. A los que colaborasteis y no corristeis. A los que corristeis y no colaborasteis. A  los que simplemente estuvisteis allí. Y a los que sin estar, en algún momento o de algún modo apoyásteis el evento y/o a los atletas. 

Podéis ver todas las fotos y las clasificaciones en el enlace de la prueba dentro de la página del club www.riojatriatlon.com :

Fotos:


Clasificaciones:


Además un pequeño reportaje de informativos de Telerioja:


video


Foto de familia de algunos de los integrantes del Equipo:


domingo, 6 de noviembre de 2011

Crónica de un Duatlón por parciales...


A continuación os dejamos la crónica de un Duatlón particular de nuestro compañero Félix:

El domingo día 23 de Octubre coincidían dos eventos bastante divertidos. Mi mente retorcidamente lúdica se puso a idear la manera de combinar las dos cosas.

El día anterior me incorporé al trabajo a las 20 horas y hacía 12 horas de guardia seguidas saliendo el domingo, día de autos, a las 8:00 AM de la mañana.

Los primeros en terminar la ruta 25k de BTT en Nájera
Venciendo la pereza puse rumbo con mi automóvil a tierras Najerinas donde a las 09:00 iba a dar comienzo una marcha bbt corta y no competitiva de 25 kilómetros más o menos que organizaba e impulsaba uno de nuestros queridos compañeros Jesús Tuesta.

David y yo (Félix)
La marcha daba comienzo pasadas las 09:00 AM y decidí ir con los primeros para hacer antes y no llegar tarde al segundo evento. Enseguida salimos Lucas Rioja de quedadas riojanas, Daniel Fernández que es un buen ciclista pero fue mucho mejor y ahora está volviendo a ponerse en forma para darnos candela (ya corrió en Santo Domingo con otro najerino y quedaron los sextos en la general) y un servidor poniendo un ritmo alto a la marcha.

Rober
Primero se subía “la salera” paraje muy propicio para la práctica de btt, y otro deportes montañeros. El recorrido era rápido, no muy técnico , pero divertido. Tipo montaña rusa a veces, pero con zonas de descanso y llanas que te permitían relajar las piernas y los sentidos.  En los primeros 7 u 8 kilómetros nos quedamos solos los tres y decidimos bajar el pistón ya para el resto de la marcha. Cuando nos disponíamos a subir un repecho Dani nota un pinchazo y se para reparar. Joer qué putada encima que vamos sólos uno menos. Te esperamos? No..tirar tirar…expetó Dani. Y nos quedamos Lucas y yo compartiendo marcha. Me contó que conocía a mi hermano Victor de alguna marcha betetera y aventuras varias.
Eric y Curro
Mientras se iba acabando el recorrido pero faltaba una última subida y bajada. Fue lo más bonito. La subida no muy técnica pero nos hizo poner pie a tierra porque íbamos de relax y la bajada con curvas muy cachondas de las que te derrapa la rueda trasera.

En definitiva un buen recorrido que hicimos en poco más de una hora y diez minutos. Todo muy bien organizado. Los cortes en los caminos y encrucijadas, la señalización, el apoyo logístico, la cruz roja siempre atentos y muy buen ambiente.

Llegamos a la plaza de toros, lugar de salida y de llegada y comimos un tente en pié para reponer. Poco a poco iban llegando ciclistas todos con la misma cara de satisfación y emoción por haber completado un circuito corto pero intenso. Yo me sentí bien de fuerza e hice un trote para probar las piernas, comprobando que todo estaba en su sitio.

Angulo
En seguida puse rumbo a la ciudad de Cenicero donde se disputaba la IV carrera Entreviñedos organizada por Maratón Rioja. Por la LR.-113 se llega en un volao. Allí paré a Curro que ya estaba dirigiéndose a por los dorsales. Me lo cogió él mientras yo aparcaba. Allí me encontre a Eric, Victor Fernández, Ruesga, y otros del equipo como Pablo Orio, Pedro Ramírez, Centeno, etc, etc. También el entrañable Javi Veci quien apostaba consigo mismo si iba ser pasto de las avispas o no.

La carrera se disputaba sobre una distancia rara de 11,5 kms. O sea un 10.000 largo, por lo que decidí que mi objetivo dadas las circunstancias (empalmada + entrenamiento btt anterior ) debiera limitarse a intentar a ir a 4 minutos el kilómetro.

Dani, que también hizo el Du-entreno
Entonces hablé con Ruesga para ir juntos. En la salida estuvimos lentos por mala colocación pero enseguida pudimos coger ritmo de 4 o inferior. En el primer kilómetro marcábamos 3:58 creo recordar. Así intentamos taparnos lo máximo posible de un viento en contra bastante fuerte. Elegimos un par de corredores con un ritmo constante para taparnos del viento y les seguimos hasta que la trayectoria del circuito hizo que el viento nos diera de culo. Entonces les perdimos la estela. Ruesga que es mas valiente que el cid cuando tenía 23 años se empecinó en seguir chupando rueda pero al final los tuvo que dejar. Asi fuimos llegando al pueblo con un buen parcial al km 8 aproximadamente y manteniendo el objetivo. En el pueblo se baja primero una pendiente que es muy pronunciada para luego subir otra en el kilómetro 10 hasta el final acordándote de los familiares cercanos del que dibujó la ruta. En ese cambio es donde notas la carga muscular. Del 8 al 10 había dejado a Ruesga, que pagaba el esfuerzo de cazar lebreles fuera de veda, pero mi objetivo seguía siendo hacer 46 minutos o menos.

Pedro Juan
Hice ese último 1500 corto aguantando un poco el dolor para no perder ritmo y apretando dientes al final. En seguida llegó Roberto Merino y Ruesga. Comentó éste último que no le salian 11, 5 en el garmin sino algo menos. Habrá que comparar, pero me cuadra esa versión.

Tras la carrera, charlas y a buscar  a la familia a quien había visto cerca de la llegada y ahora no veía. Tendrías que haber visto a mi hija pequeña (16 meses) mirar con cara de “¿qué coño hace ahí mi padre con todos estos corriendo?”. Al final otro miniobjetivo cumplido.

Vino y un preñao. Además de una copa de cata de vino, camiseta y calcetines. Además se participaba en un sorteo.

Al final me moría de sueño y estaba deseando que acabara el sorteo.

Ruben y Victor
Me despedí de Victor y me fui a coger el coche a plegar un rato antes de volver a trabajar.

Fin de semana intenso pero muy productivo.

Hubo gran participación de Rioja Triatlon en esta carrera acabando todos la misma.

Clasificaciones en
http://www.maratonrioja.com/entrevinyedos/
por si queréis cotillear un poco.


Saludos y nos vemos amiguitos.

Felix San Mateo.